Abundancia o Escasez: Tu decides

Abundancia o Escasez: Tu decides

¿Cómo traer abundancia a tu vida en esta época de “supuesta escasez”?

Una de las primeras imágenes que nos viene a la cabeza cuando mencionamos la palabra abundancia es un mar de dinero, de hecho la frase “nadar en la abundancia” nos sugiere una masa gigante dentro de la que podemos movernos en cualquier dirección encontrando más y más de lo que sea. Sin embargo, el dinero no es lo único que nos puede proporcionar abundancia, de hecho yo diría que el dinero, o cualquier otra cosa material, no tiene nada que ver con la abundancia.  La abundancia es un sentimiento, una sensación interna que podemos crear dentro de nosotros. A continuación veremos como podemos crear nuestro mar particular de abundancia para nadar en el siempre que queramos. Y para ello, primero vamos a ver cuales son las razones que nos impiden vivir y experimentar la abundancia. Una de las razones más importantes son las creencias que tenemos sobre el tema de la escasez, y sobretodo el hecho de aceptar éstas como verdaderas. Veamos cuales son estas creencias y sus consecuencias: Creencia 1. No hay suficiente Una vez que definimos el mundo de esta manera, toda nuestra energía vital, incluido lo que pensamos y decimos es un esfuerzo para contrarrestar la sensación de falta, de vacío, el miedo a perder lo que tenemos y que se lo lleven otros, o a no llevarnos un trozo de la tarta. En ocasiones, esta creencia nos lleva a actuar de forma que no va de acuerdo con nuestros valores, dejando de actuar de una forma integra y validando comportamientos desleales. Creencia 2. Cuanto más mejor Esta creencia genera una cultura basada en la avaricia y en la competición por adquirir y acumular más, haciendo que los miedos se agraven y que la carrera por tener más sea cada vez más rápida. Además, en esta carrera por conseguir más, y tener más, nos olvidamos de ver y experimentar el valor de lo que ya tenemos. ¿Cómo puede haber multimillonarios que piensen que necesitan más? Bueno, pues por la creencia de que cuanto más mejor. Y ¿cuánto es más? Esta es una carrera sin final, y lo que es peor sin ganadores. Además esta creencia nos lleva a definirnos de acuerdo con nuestros éxitos monetarios, profesionales… haciendo que no nos sintamos satisfechos nunca. Creencia 3. Así es como es No hay para todos y cuanto más tengas mejor. “Así es como son las cosas y no hay que darle más vueltas.” Esta es probablemente la peor creencia de todas porque nos lleva a la resignación y anula nuestra capacidad de cambiar y buscar soluciones. Además es muy fácil de mantener porque siempre puedes buscar argumentos que la verifiquen. Cuando una cosa ha ocurrido de una forma determinada un cierto número de veces, asumimos, o concluimos que siempre será igual. Y lo cierto es que, a menos que cambiemos algo el resultado siempre será el mismo. Entonces, ¿qué podemos cambiar para experimentar abundancia?  En cada instante de la vida todos podemos elegir dejar estas creencias atrás y elegir otras que nos acerquen más al sentimiento de abundancia. Creencia 4. Hay suficiente Y cuando hablamos de suficiente no hablamos ni de una cantidad, ni de una medida sino de un contexto que nosotros mismos generamos, una declaración, un conocimiento de que hay suficiente para todos y de que somos suficiente tal y como somos. Cuando miramos el mundo y nuestra propia vida desde esta creencia se acaba la pelea por tener más, por ser más, se acaba la comparación y nos encontramos con que nuestra relación con nosotros mismos y la gente a nuestro alrededor se vuelve más auténtica y honesta. Por lo tanto, el sentimiento de suficiencia reside dentro de cada uno de nosotros y podemos acceder a él siempre que queramos. Si, además, practicamos el arte de apreciar lo que tenemos en nuestras vidas, es decir, si dirigimos nuestra mirada hacia todas aquellas personas que están en nuestras vidas dándonos amor y cariño, todas nuestras posesiones materiales, y sobre todo hacia nosotros mismos, nuestras fortalezas y anhelos,  entonces podremos conseguir sentir abundancia en nuestras vidas.  
Conclusión: En la mentalidad de insuficiencia, incluso cuando tenemos demasiado , nada es suficiente. Acumulamos posesiones para sentirnos bien y acabamos atrapados en el miedo a perderlas. Si estamos dispuestos a abandonar la idea de tener más, acumular más y de mirar al mundo como si tuviera una deficiencia, entonces podremos invertir nuestra energía en lo que si tenemos y crear desde ahí. Si decidimos creer que con lo que hay es suficiente, y apreciar todo aquello que la vida nos ofrece, entonces conseguiremos experimentar el sentimiento de abundancia.



El Responsable del Tratamiento de tus datos es Mónica García con la finalidad de poder participar en un grupo de WhatsApp para informarte sobre el lanzamiento de nuevos cursos de El Factor Humano Burgos, sobre la base jurídica del consentimiento.WhatsApp, INC y el resto de los usuarios del grupo tendrán acceso a tus datos de usuario (número de teléfono, estado, fotografía de perfil) y tus conversaciones en el grupo.La utilización de la aplicación de WhatsApp implica que tus datos de usuario (número de teléfono, estado, fotografía de perfil, conversaciones) serán remitidos a los servidores de WhatsApp, Inc., que se encuentran ubicados en EE.UU. y que por tanto serán transferidos a ese país, produciéndose una transferencia internacional de datos, que el usuario autoriza de forma expresa e inequívoca.WhatsApp forma parte del grupo Facebook, que participa y ha certificado su cumplimiento con el marco del acuerdo entre EE.UU. y la Unión Europea denominado Privacy Shield, habiéndose comprometido a someter toda la información personal recibida de países miembros de la Unión Europea a los principios derivados del Privacy Shield.Tienes derecho de acceso, rectificación, cancelación, oposición, supresión, limitación y portabilidad de tus datos que puedes ejercer remitiendo una comunicación a info@elpoderhumanoburgos.com.