Lo más difícil… perdonarse a uno mismo!

Lo más difícil… perdonarse a uno mismo!
La dificultad que muchos de nosotros tenemos a la hora de perdonarnos a nosotros mismos puede llegar a tener grandes consecuencias. Entre ellas está el quedarnos estancados en una situación que no nos gusta, o dificultar el cambio hacia algo mejor. Hace algunos años rompí la confianza que mi pareja había puesto en mi y como  consecuencia la relación se rompió, o por lo menos eso era lo que yo creía, ya que el paso del tiempo nos enseñó a los dos que había muchas cosas que considerar. El caso es que en ese momento me era prácticamente imposible aguantar el sufrimiento de perder a la persona que quería por algo que yo había hecho “mal”. Así me quedé atascada en: “si hubiera hecho las cosas de otra manera ahora todo iría bien,  sería feliz” y ni por asomo se me ocurrió que cabía la posibilidad de perdonarme a  mi misma por lo que había hecho. El juez que tenía dentro de mi, y que me consideraba culpable, se encargaba de castigarme continuamente con el recordatorio de lo que había perdido y de lo que ya nunca tendría, todo por mi culpa. El sufrimiento, sin embargo, no venía tanto de las consecuencias que tuvo mi acto, como del hecho de que YO había cometido un error. Y hasta que no me di cuenta de esto no pude hacer nada para dejar de sufrir y auto castigarme. Con frecuencia nos damos cuenta de que muchas de las situaciones en nuestras vidas que no nos gustan podrían cambiar si nosotros decidiéramos hacer algo diferente, y sin embargo, no lo hacemos, porque lo primero que tendríamos que reconocer es el hecho de que hemos estado haciendo “algo mal”.  

¿Por qué nos cuesta tanto reconocer “que hemos hecho algo mal”, o que puede ser que no tengamos razón?

  • Porque nuestro ego se nutre de tener razón, eso le hace sentir bien, grande, importante. Sin embargo este deseo, para algunos una necesidad!!, de tener razón, es una de las causas de distanciamiento y desconexión más grandes en las relaciones e interacciones de grupo, ya que cuando queremos tener razón, por defecto, estamos diciendo que el resto están equivocados, o por lo menos que su posición no es tan válida o tan buena como la nuestra.
  • Porque lo que sabemos nos da seguridad. Cuando admitimos que estamos equivocados, o que cabe la posibilidad de que las cosas sean de otra manera, nuestra vida cotidiana corre el peligro de desmoronarse. Es decir, nuestra realidad, que se basa en aquellas reglas que conocemos, se empieza a  tambalear y nos hace sentir inseguros: “si esto no es así, si no es así como debía comportarme, entonces, ¿qué tengo que hacer?”. Elegimos la seguridad a pensar que la realidad pueda ser de otra manera.
  • Porque no queremos enfrentarnos al auto-castigo que nuestro propio juez nos va a imponer. Esa capacidad que tenemos para perdonar a los demás desaparece cuando tenemos que aplicarla a uno mismo. Y es que es más fácil admitir las debilidades de los demás que las de no mismo, y así usamos reglas diferentes para nosotros y los demás.
  • Por la exagerada y desmedida exigencia hacia uno mismo. Exigencia, que por cierto, nadie nos impone, que nos imponemos a nosotros mismos. Bien porque creemos que es lo que se espera de nosotros, o bien porque queremos conseguir la aceptación o reconocimiento de otros.
 

¿Qué podemos hacer para conseguir perdonarnos?

1) Accede a la fuente de compasión que tienes para los demás. Usa las mismas reglas contigo que usas para los demás. Si es necesario imagina que una de tus mejores amigas ha hecho aquello que te estás intentando perdonar y escucha que le dirías. Luego, aplícalo a ti!! 2) Probablemente tengas que cambiar algunas de las reglas por las que te mides. Cuando lo hagas, asegura a “tu juez” que las reglas han cambiado porque ya no te servían y que te haces cargo del cambio. 3) Toma la decisión consciente de cambiar. Esta decisión significa dejar algo atrás y abrir la puerta a algo nuevo. Busca claridad y ayuda en este proceso si es necesario. A veces, el desapegarnos del pasado, aunque éste nos haga sufrir, no es fácil porque nos quita parte de quien creemos que somos. 4) Recuerda que el perdón es la llave que abrirá la puerta hacia aquello que quieres, y por ello, asegúrate de que lo que quieres es importante para ti. 5) Acepta que eres humano, mirando no sólo a tus debilidades y miedos, sino también a tus fortalezas, virtudes y anhelos. 6) Recuerda que te mereces tu propio amor tanto como aquellas otras personas a las que se lo das.  

Conclusión:

  • Somos los más exigentes con nosotros mismos y nuestros peores críticos.
  • El auto-castigo nos crea un sufrimiento inútil que nos mantiene atascados en la situación en la que estamos.
  • Se necesita una buena dosis de compasión, o amor hacia uno mismo, para reconocer que hemos hecho algo mal, que estábamos equivocados. Y éste es el primer paso para “hacer borrón y cuenta nueva”.
 

Reflexión:

¿Qué situación o relación en mi vida cambiaría si tuviera la fortaleza de aceptar que me estoy equivocando? ¿Qué puedo hacer diferente? ¿Qué mejorará si lo hago diferente? ¿Decido perdonarme y hacerlo diferente?    



El Responsable del Tratamiento de tus datos es Mónica García con la finalidad de poder participar en un grupo de WhatsApp para informarte sobre el lanzamiento de nuevos cursos de El Factor Humano Burgos, sobre la base jurídica del consentimiento.WhatsApp, INC y el resto de los usuarios del grupo tendrán acceso a tus datos de usuario (número de teléfono, estado, fotografía de perfil) y tus conversaciones en el grupo.La utilización de la aplicación de WhatsApp implica que tus datos de usuario (número de teléfono, estado, fotografía de perfil, conversaciones) serán remitidos a los servidores de WhatsApp, Inc., que se encuentran ubicados en EE.UU. y que por tanto serán transferidos a ese país, produciéndose una transferencia internacional de datos, que el usuario autoriza de forma expresa e inequívoca.WhatsApp forma parte del grupo Facebook, que participa y ha certificado su cumplimiento con el marco del acuerdo entre EE.UU. y la Unión Europea denominado Privacy Shield, habiéndose comprometido a someter toda la información personal recibida de países miembros de la Unión Europea a los principios derivados del Privacy Shield.Tienes derecho de acceso, rectificación, cancelación, oposición, supresión, limitación y portabilidad de tus datos que puedes ejercer remitiendo una comunicación a info@elpoderhumanoburgos.com.