Consecuencias que tiene el asumir en las relaciones personales y profesionales

Consecuencias que tiene el asumir en las relaciones personales y profesionales

 

En este artículo consideraremos que una asunción es creer que un pensamiento es verdad y las únicas pruebas que tenemos para certificar que es así están basadas en interpretaciones personales sobre ciertos comportamientos, prejuicios o creencias.

Basar nuestro comportamiento, opiniones y actuaciones en asunciones, sin preocuparnos de comprobar que lo que estamos asumiendo es lo correcto, nos puede conducir al sufrimiento, a malentendidos y en general a relaciones poco autenticas.

Veamos algunos ejemplos de asunciones y las consecuencias de estas:

  • Asumimos que si le decimos algo que ha ocurrido a nuestra pareja, amigo o compañero  lo va a pasar mal, o a desconfiar de nosotros. Bajo esta asunción, decidimos que es mejor no contárselo, de todas formas “si es una tontería!” Sin embargo cuando, por “casualidades” de la vida, la otra persona se entera de ello, lo que queríamos evitar, la desconfianza o el sufrimiento de la otra persona, resulta que asciende exponencialmente. En este caso, la asunción nos lleva a pensar que algo no deseado nos puede pasar a nosotros o a otra persona, y con el fin de evitarlo, actuamos de una manera deshonesta que puede llegar a poner en peligro la relación.
  • Asumimos que nuestra madre va a estar enfadada cuando la llamemos porque hace mucho que no lo hacemos. Este pensamiento hace que mientras marcamos el número y esperamos a que coja, nos vamos poniendo a la defensiva, incluso nos pueden venir pensamientos sobre lo desconsiderada que es nuestra madre porque no ve el esfuerzo que hacemos al llamarla, etc, etc, etc. El caso es que para cuando nuestra madre coja el teléfono, ya estamos en posición defensiva o irritados, haciendo que esto se note en el tono de nuestra voz, provocando que nuestra madre responda en consecuencia. De nuevo, la asunción hace que nuestro comportamiento se vea afectado y genere un resultado no deseado.
  • Asumimos que nuestro jefe ha hecho algo a propósito para fastidiarnos, pero nosotros no queremos tener bronca y preferimos no decirle nada, a él claro, porque hay otros compañeros con los que lo comentamos haciendo que aumente nuestra rabia, resentimiento y sobre todo impotencia. En este caso, el decidir no aclarar la asunción y tomarla como cierta nos lleva de nuevo a ver a esta persona de una forma que nos crea malestar, posiblemente incluso afecte a cómo nos sentimos con respecto a nuestro trabajo, y lo que es incluso peor, nos deja impotentes porque sin aclarar la asunción nunca llegaremos al corazón del problema.

 

Otros tipos de asunciones más generales y que influyen negativamente en las relaciones con los demás:

  • Si a mi me gusta, por supuesto que a los demás también les tiene que gustar.

En este caso tratamos a los demás como nos gustaría que nos trataran a nosotros.

Si por ejemplo para mí es importante el tener tiempo para mí mismo, asumiré que también lo es para mi pareja y le daré ese tiempo, pensando que estoy dando algo bueno. Sin embargo, mi pareja puede que sea una persona a la que le guste pasar tiempo juntos y que ese hecho signifique una muestra de amor y cariño. Si esto es así, y ella a su vez también asume que todos son como ella, podría interpretar el tiempo y espacio físico que le doy como una falta de interés por mi parte, y las consecuencias que esa asunción conlleva.

  • Mis creencias sobre lo que es correcto y normal son universales.

Dependiendo de cómo hallamos sido educados tendremos ciertas reglas (no escritas) que creemos, o asumimos, que el resto del mundo sigue. Esto nos puede llevar en ocasiones a ver a otros como mal educados, o excesivamente educados, y asumimos por ejemplo, que lo están haciendo porque se creen mejores, o para lucirse y entonces les consideramos unos creídos haciendo que nos distanciemos de ellos y evitando así el conocer a una persona con la que quizás tuviéramos mucho más en común de lo que pensamos o de la que podríamos aprender.

  • Todo el mundo en el mismo grupo es igual.

Por ejemplo, todos los españoles somos iguales, todos los hombres son iguales, todos los políticos son iguales,…

Cuando generalizamos metemos a una persona en una caja sin conocerla y cometemos el error de creer saber como es por lo que no nos preocuparnos en conocerla y la tratamos de acuerdo a nuestro código de actuación con ese grupo.

 

Y si las consecuencias pueden ser tan importantes, ¿por qué no contrastamos nuestras asunciones para asegurarnos de que son verdad?

La primera razón, y la más peligrosa, es que en la mayoría de los casos ni siquiera se nos pasa por la cabeza que lo que pensamos es una asunción, creemos que es la verdad y por lo tanto ¿para que preguntar algo que sabemos que es verdad?

La segunda es la fortaleza que se requiere como persona para preguntar y decir a alguien, “oye, estoy asumiendo que…”, bien por miedo a parecer una tonta, a estar equivocada, o incluso peor, a que la asunción sea correcta. Así, mientras no sepamos con certeza algo siempre nos queda la esperanza de que no sea verdad.

La tercera razón, es por que podría ocurrir que se me cayeran ciertas creencias que disculpan o justifican algunas de mis debilidades. Así por ejemplo, prefiero asumir que la gente que va a ir a una fiesta a la que he sido invitado son un rollo para así decir que “no” a la invitación y de paso no enfrentarme a mi timidez o a la incomodidad que me provoca el conocer gente nueva.

 

Vistas las consecuencias y las dificultades de enfrentarnos a nuestras propias asunciones , ¿qué hacemos?, ¿de qué nos podemos responsabilizar?

Estos son algunas acciones que te pueden ayudar a reducir el número de asunciones que haces y las consecuencias de éstas:

  • Si un pensamiento, o pensamientos, hacen que tu relación con alguien se vea afectada, párate y piensa si están basados en alguna asunción, y si es así, asegúrate de compartir la asunción con esa persona. Esto si quieres que la relación no se vea afecta!
  • Se claro y conciso cuando pidas algo, y pide claridad cuando alguien te pida algo. Procura que tus palabras no dejen espacio a la interpretación.
  • Educa a la gente importante en tu vida sobre cómo eres. Los demás no tienen por qué saber lo que te gusta y lo que no y desde luego que es raro que tengan el don de la telepatía y te lean la mente.
  • Recuerda que hay muchas formas de ver las cosas y la tuya no es más que una más. No asumas que los demás tienen la misma visión que tu.
  • No asumas que la otra persona te ha entendido sólo porque asienta con la cabeza o diga que “si, te entiendo”.  El filtro con el que escuchaba puede hacer que entienda algo diferente a lo que tu querías decir. Asegúrate de que te ha entendido preguntándole que es lo que ha entendido.
  • Deja siempre acabar la frase a la otra persona sin asumir que ya sabes como va a acabar la frase, quizás te sorprenda y no acabe como creías!!
  • La honestidad y la verdad siempre duelen menos. Lo que tenemos que aprender es a comunicarlas de una forma asertiva, teniendo en cuenta los sentimientos de los demás.
  • Preocúpate de conocer a tu pareja, amigos, compañeros, jefe. Qué les gusta y qué nos les gusta. No lo asumas por algo que hayas oído. A veces las sorpresas que pretendemos dar, nos las llevamos nosotros.
  • Recuerda que la primera impresión está siempre basada en una, o varias asunciones. Invierte tiempo en conocer a la persona haciéndole preguntas sobre el/ella.
  • Responsabilízate de decir aquello que te molesta con palabras, y que necesitas que sea diferente. Y sobretodo no asumas que con la expresión de tu cara ya vale! Rara vez es suficiente para que los otros entiendan que es lo que tu necesitas.

 

CONCLUSIÓN

Las asunciones sobre los demás pueden afectar nuestra relación con ellos de una forma negativa.

Ser conscientes de cuando estamos basando nuestro comportamiento o pensamientos en una asunción es el primer paso para librarnos de sus consecuencias.

El  siguiente es responsabilizarnos de nuestras asunciones.

 

Si te has sentido identificado con alguna de las situaciones anteriores te invito a que pruebes alguna de las acciones propuestas.

¿Qué acción de la lista te gustaría probar?

 

Deja tus preguntas, comentarios o experiencias con las acciones sugeridas en nuestro blog para que el aprendizaje sea más rico para todos. Gracias!!



El Responsable del Tratamiento de tus datos es Mónica García con la finalidad de poder participar en un grupo de WhatsApp para informarte sobre el lanzamiento de nuevos cursos de El Factor Humano Burgos, sobre la base jurídica del consentimiento.WhatsApp, INC y el resto de los usuarios del grupo tendrán acceso a tus datos de usuario (número de teléfono, estado, fotografía de perfil) y tus conversaciones en el grupo.La utilización de la aplicación de WhatsApp implica que tus datos de usuario (número de teléfono, estado, fotografía de perfil, conversaciones) serán remitidos a los servidores de WhatsApp, Inc., que se encuentran ubicados en EE.UU. y que por tanto serán transferidos a ese país, produciéndose una transferencia internacional de datos, que el usuario autoriza de forma expresa e inequívoca.WhatsApp forma parte del grupo Facebook, que participa y ha certificado su cumplimiento con el marco del acuerdo entre EE.UU. y la Unión Europea denominado Privacy Shield, habiéndose comprometido a someter toda la información personal recibida de países miembros de la Unión Europea a los principios derivados del Privacy Shield.Tienes derecho de acceso, rectificación, cancelación, oposición, supresión, limitación y portabilidad de tus datos que puedes ejercer remitiendo una comunicación a info@elpoderhumanoburgos.com.