Vivir mejor con Menos

Vivir mejor con Menos

 

El otro día en una reunión de los colaboradores que trabajamos en el centro me llamó la atención una frase que usó uno de ellos para describir cómo se sentía: “el que lo tiene todo no necesita nada”, y me recordó la liberación que se siente cuando ya lo tienes todo. Ciertamente se vive desde una perspectiva de abundancia, de gratitud, de confianza y de paz interior.

Ahora bien, ¿cómo podemos entrar en esa perspectiva y despertar así esos beneficios?

Me ha venido a la memoria que hace ya casi dos años escribí sobre ello y hoy me gustaría recordarlo con todos vosotros. ¡Benditos recordatorios que nos dicen cuando nos hemos salido del camino!

Espero que os sea tan útil como a mí.

¿Es posible vivir mejor con menos?

 

No sólo es posible vivir mejor con menos, sino que además es más fácil de lo que pensamos.

Cuando decidimos creer que para vivir mejor tenemos que poseer todo aquello que sale nuevo en el mercado, así como una gran casa, un gran coche, ir de vacaciones a los lugares más exóticos… lo que estamos haciendo inconscientemente es crearnos una serie de obligaciones, que, no sólo no tienen fin, sino que además acaban esclavizándonos.

Cuando buscamos la felicidad en cosas materiales nos convertimos en sus esclavos. Toda nuestra energía o preocupación se dirige a ganar el dinero necesario para adquirir estas cosas, que en muchas ocasiones no tendremos tiempo de  disfrutar, y que la satisfacción que nos ofrecen es, cuanto menos, pasajera.

En este empeño por adquirir y acumular tendemos a perdernos todo lo que está y siempre a estado a nuestro alrededor, y que nos hace disfrutar: la risa contagiosa de un amigo, la mirada inocente de un niño, el atardecer, un paseo por la ciudad, por la montaña, un baño en el mar, el calor del sol en la piel, ayudar a alguien, tiempo a solas, tiempo con seres queridos… ¡la lista es infinita!

Para vivir mejor con menos es necesario:

1)    Llevar conciencia a todo aquello que hay a nuestro alrededor, que no  cuesta dinero, valorarlo y vivirlo con intensidad.

2)    Simplificar nuestras vidas y deshacernos de todo aquello que sea innecesario y que sea más una carga que una fuente de disfrute.

3)    Sentirnos bien con nosotros mismos e identificarnos con quienes somos, y no con lo que tenemos.

4)    Vivir dentro de nuestras posibilidades.

5)    Redefinir lo que significa ser “rico” o “pobre” en el primer mundo.

Sobre este último punto me gustaría compartir un fábula de autor desconocido.

La fábula cuenta que el padre de una familia muy rica llevó a su hijo de viaje a una comunidad indígena con el expreso propósito de mostrarle cómo viven los pobres. Estuvieron un par de días y noches alojados en la granja de lo que se podría considerar una familia muy pobre. A la vuelta del viaje, el padre preguntó a su hijo qué le había parecido la experiencia y si se había dado cuenta de cómo vivían los pobres para valorar más lo que ellos tenían en casa.

El niño respondió que le había encantado el viaje y que ahora ya sabía cómo vivían los pobres. Cuando el padre le pidió que especificara  lo que había aprendido, el pequeño enumeró así lo que había visto:

“Nosotros tenemos un perro y ellos tienen varios.

Nosotros tenemos una piscina que ocupa la mitad del jardín y ellos tienen un arroyo   que no tiene fin.

Nosotros hemos puesto faroles en nuestro jardín y ellos tienen las estrellas por la noche.

Nuestro patio es tan grande como el jardín y ellos tienen el horizonte entero.

Nosotros tenemos un pequeño trozo de tierra para vivir y ellos tienen campos que llegan hasta donde nuestra vista no alcanza.

Nosotros tenemos criados que nos ayudan, pero ellos se ayudan entre sí.

Nosotros compramos nuestra comida, pero ellos cultivan la suya.

Nosotros tenemos muros alrededor de nuestra casa para protegernos, ellos tienen amigos que los protegen”

El padre del niño quedó boquiabierto. Finalmente el niño añadió:

“Gracias, papá, por enseñarme lo pobres que somos”

 

 

¿Quién es el rico y quién es el pobre?

Vivir mejor con menos está al alcance de todos nosotros.

 

¡Que paséis una feliz semana!

 



El Responsable del Tratamiento de tus datos es Mónica García con la finalidad de poder participar en un grupo de WhatsApp para informarte sobre el lanzamiento de nuevos cursos de El Factor Humano Burgos, sobre la base jurídica del consentimiento.WhatsApp, INC y el resto de los usuarios del grupo tendrán acceso a tus datos de usuario (número de teléfono, estado, fotografía de perfil) y tus conversaciones en el grupo.La utilización de la aplicación de WhatsApp implica que tus datos de usuario (número de teléfono, estado, fotografía de perfil, conversaciones) serán remitidos a los servidores de WhatsApp, Inc., que se encuentran ubicados en EE.UU. y que por tanto serán transferidos a ese país, produciéndose una transferencia internacional de datos, que el usuario autoriza de forma expresa e inequívoca.WhatsApp forma parte del grupo Facebook, que participa y ha certificado su cumplimiento con el marco del acuerdo entre EE.UU. y la Unión Europea denominado Privacy Shield, habiéndose comprometido a someter toda la información personal recibida de países miembros de la Unión Europea a los principios derivados del Privacy Shield.Tienes derecho de acceso, rectificación, cancelación, oposición, supresión, limitación y portabilidad de tus datos que puedes ejercer remitiendo una comunicación a info@elpoderhumanoburgos.com.